Ya os teníamos un poco abandonados desde el primer post. Vamos despacio escribiendo pero seguimos poco poco entrando en materia.

Por así decirlo el diseño emocional fue un proceso evolutivo, desde que hemos superado la complejidad técnica, nos ha permitido preocuparnos por una interacción mas subjetiva con los usuarios. Conseguimos hacer unos productos y servicios funcionales pero también hay que hacerlos útiles, cómodos y atractivos.

Pero vamos a ponernos en antecedentes, ¿cómo ha sido esta evolución? Vamos a intentar resumirlo para no hacerlo muy largo.

Captura de pantalla de 2015-07-25 18:04:52

La Revolución Industrial permitió aumentar la cantidad de productos y la disminución del tiempo de fabricación, pero solo existía la preocupación de fabricar lo máximo posible, hasta que se empezaron a preocupar por sacar el máximo partido al trabajador sin provocarle tanta fatiga.

Durante la Segunda Guerra Mundial el esfuerzo excesivo del estrés de la batalla y la complejidad técnica de los nuevos equipos de guerra, se volvió necesario adaptar el trabajo al hombre. Fue cuando nació la preocupación de diseñar los equipos en función de la capacidad y limitaciones del individuo para garantizar un uso más seguro y eficaz de los productos. Fue cuando nació el concepto de ergonomía, que esta íntimamente ligado al Diseño Centrado en el Usuario y por ende al Diseño Emocional.

Durante estas primeras etapas del capitalismo, las empresas vendían todo lo que producían, y el consumidor compraba un producto indiferenciado. A mediados de 1950, emergió unas segunda etapa, la de orientación de las ventas. Se preocuparon por vender lo que producían y en dar importancia a técnicas de venta como la publicidad. En 1955 Henry Dreyfuss, diseño los teléfonos para Bell Telephones y utilizó las opiniones de los usuarios como sugerencias en los modelos que trabajaba.

Captura de pantalla de 2015-07-25 18:05:06

A principios de la década de 1970, emergió una tercera etapa, la de orientación al consumidor o usuario, cuando las empresas se dieron cuenta de que los deseos y necesidades del consumidor conducían todo el proceso. Los negocios se dieron cuenta que era inútil invertir un gran esfuerzo en la producción y venta de productos que la gente no deseaba. Por lo tanto se orientaron los esfuerzos de venta hacía los distintos segmentos de mercado, aplicando técnicas de venta distintas en función del grupo o segmento objetivo de cada producto o servicio.

Fue en 1983 en la primera conferencia Computer Human Interaction celebrada en Chicago, donde Donald Norman comenzó a utilizar el término de Diseño Centrado en el Usuario (DCU). En un primer momento se utilizó como marco de trabajo, investigación y desarrollo en el ámbito de las aplicaciones informáticas, principalmente en el dis eño de interfaces de usuario.

Ahora estamos al inicio de una cuarta etapa, de una nueva revolución industrial, basada en la información, gracias a la introducción e integración en la sociedad actual de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, avances tecnológicos en materia electrónica, telecomunicaciones y conocidas como TICs, es posible la orientación personalizada al consumidor o usuario. Los mercados cada vez están mas abarrotados de productos similares técnica y estéticamente. Los usuarios tienen acceso a gran información de estos productos para orientar su compra, las técnicas de publicidad, que siguen siendo útiles, ya no son suficientes. Las empresas se dan cuenta que es necesario dar algo más al consumidor a través de sus productos para poder diferenciarse, empiezan a dar importancia al vinculo emocional entre el producto o servicio y el usuario.

Hoy las grandes compañías están adoptando un modelo de relación holística, más centrada en el cliente, y construida sobre un diálogo entre las dos partes. Al hacer esto, están considerando y diseñando la experiencia totalde sus marcas. Las marcas que entregan grandes experiencias y recompensan a los clientes por su tiempo, dinero y energía, producen unas emociones sobre éstos que va más allá de la entrega de sus productos y servicios. Fomentar este vínculo emocional entre cliente y marca motiva el compromiso y refuerza la posibilidad de recompra en el futuro.

Como indica Khalid, el desafío parece estar en cómo predecir las necesidades latentes de los usuarios y en cómo será su comportamiento durante la interacción con el producto o servicio para contribuir a una experiencia de usuario positiva.

blog

Caminando hacia el diseño emocional

305 thoughts on “Caminando hacia el diseño emocional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *